02 octubre 2008

Imperdonable Nº002: El precio del poder (1983)

"En este país, primero hay que hacerse con el dinero. Cuando tienes el dinero tienes el poder. Y cuando tienes el poder, consigues las mujeres". Tony Montana (Al Pacino)

El precio del poder es sin duda la mejor película de su década, y me atrevería a decir incluso que es lo mejor dentro del género de gángsters (si nos olvidamos de El Padrino, claro). Remake del clásico de Howard Hawks, Scarface (1932), en el que la violencia ya estaba latente. En esta actualizada versión, el director Brian De Palma nos deleita con una violenta y a la vez brillante visión del mundo de la mafia.

El guión, escrito por Oliver Stone, nos cuenta la historia de Tony Montana (Al Pacino), un cubano refugiado en Miami que harto de vivir en la miseria se propone triunfar a cualquier precio. Y para ello inicia una fulgurante carrera delictiva junto a su amigo Manny Rivera (Steven Bauer), desde los más bajos fondos hasta la cúpula del narcotráfico.


Tarantino dijo una vez que la violencia era una de las cosas más divertidas de ver, y en esta película su frase se hace patente, sobretodo en la apoteósica escena final.

El genial Al Pacino tiene en este film el más memorable papel de toda su carrera: un criminal megalómano y violento, al que todos adoramos.

Él es Tony Montana, y el mundo es suyo.